Seguinos

Editoriales

¿Qué festejan?

El editorial de Pablo Rossi en La Nación Más desmonta el relato construido por el kirchnerismo en torno al duro revés electoral que sufrió en los comicios legislativos.

Publicado

el

Por Pablo Rossi *

La pregunta del día después es: ¿qué festejan? ¿Qué festeja el presidente? No se entendió muy bien de qué se reía Fernando Espinoza ni cuál era la algarabía y la necesidad de impostación en el búnker del Frente de Todos. El populismo es la negación de la posibilidad de la derrota. Es la confirmación de que siempre hay una victoria por delante. Y el kirchnerismo ha sido siempre eso en su esencia.

Sintetizaría lo que ocurrió ayer diciendo que hubo un amplio triunfo del lado republicano y una negación populista. Los 8 puntos de diferencia a nivel nacional a favor de Juntos por el Cambio y las 15 provincias que rechazaron la propuesta populista así lo demuestran. Por primera vez el kirchnerismo perdió la posibilidad de manejar el quórum en el Senado.

Hay como una neutralización. En términos representativos, no hay un sector que pueda prevalecer claramente sobre el otro en el Congreso de la Nación. El clima de época también cuenta. Es un basta al populismo. Pero, específicamente, a un núcleo duro del populismo que es el pobrismo.

El pobrismo subsiste. Ahí está el núcleo duro del kirchnerismo. ¿Dónde prevalece? ¿Qué festejaban anoche en el búnker del Frente de Todos? Simple. Festejaban la conurbanización del peronismo cooptado por el kirchnerismo.

Ayer asistimos a una muestra de la doble faz de Alberto Fernández. ¿Cuál es el Alberto al que nos tenemos que atener para entender lo que viene? ¿Con el Alberto grabado de las palabras escritas de antemano? ¿O con el Alberto militante que llamó a festejar el supuesto “triunfo” del oficialismo?

Cuando el presidente dice que la presentación de un proyecto en el Congreso que represente el programa plurianual consensuado con el Fondo Monetario Internacional está avalada por todo el Frente de Todos, ¿significa un indicio de que sabe que Cristina Kirchner no lo va a bombardear?

Pero después del mensaje grabado, el mandatario se fue al búnker y pidió a la militancia “celebrar este triunfo como corresponde”. ¿Qué triunfo? ¿De qué nos perdimos? ¿Qué dato no leímos?

El populismo es negador de la realidad. No importa si es de izquierda o de derecha. Una de las cosas que instauró Donald Trump en Estados Unidos cuando buscaba horadar el sistema norteamericano fue la posverdad. Es decir, que un discurso imponga su relato en la realidad sin importar si es cierto o no.

No importa la verdad sino cómo se impone un relato o un discurso. Entonces, para el kirchnerismo es más importante que se los vea festejando que los números. Es más importante la manera en que se muestran festejando que el resultado.

No obstante, los números rojos de la Argentina evidencian que ninguna fuerza puede festejar. La oposición tiene por delante el desafío de enfrentar con una alternativa creíble lo que no pudo o no supo contrarrestar durante los cuatro años que gobernó Mauricio Macri. 40% de pobreza, 50% de inflación y 10% de desempleo son solo algunas de las cifras que interpelan a la clase política.

Más allá de eventuales subas de acciones y bonos argentinas, los grandes fundamentos de la economía argentina siguen igual o peor que el viernes. Por lo tanto, lo que queda por delante además de contar bien los números para ver cómo queda el Senado y la Cámara de Diputados es despejar la sarasa discursiva.

De las imposturas del oficialismo de festejar la derrota y también un poco del timorato festejo de la oposición que se había entusiasmado que con que iba por más. De que el cachetazo iba a ser mayor. De que al populismo se lo iba a reducir junto al pobrismo.

Los resultados en el centro productivo de la Argentina y la reacción de La Patagonia, donde en Santa Cruz salió tercero el kirchnerismo, tienen que ver con un basta al populismo.

A la vez, el mapa de la provincia de Buenos Aires nos muestra dos sesgos: el sesgo productivo y el sesgo pobrista. La Provincia productiva vinculada a la agroindustria sostiene a la concentración anómala de un país falsamente federal que se ha transformado en un núcleo unitario.

El pobrismo es el peronismo con su fase clientelar que todavía se mantiene. El país le ha dicho un basta muy importante al populismo. La vía venezolana no es posible en la Argentina desde ayer.

Pero la vía pobrista subsiste en el sector celeste del mapa bonaerense. Y allí podemos tener el huevo de la serpiente. Una mala opción de la oferta electoral y económica de Juntos por el Cambio puede hacer que esa mancha celeste vuelva a hacer teñir de azul el país.

* Editorial de Pablo Rossi en Hora 17 por La Nación Más

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Editoriales

Dialogué con el diputado nacional, José Luis Espert, en el Noticiero de LN+

Mirá la opinión del economista sobre las negociaciones del Gobierno con el FMI

Publicado

el

Seguir leyendo

Editoriales

Traición a la república

El editorial de Pablo Rossi en La Nación Más expone las contradicciones y las torpezas políticas de Juntos por el Cambio y señala que la coalición opositora “no está entendiendo el mandato del votante republicano”.

Publicado

el

Por Pablo Rossi *

Es grave para la república, para la política y para el sistema. Y tiene que ser necesariamente grave para el votante de Juntos por el Cambio. Aunque lo quieran disfrazar, ayer se produjo una traición a la república. La república funciona cuando los tres poderes están equilibrados y funcionan, cuando la corporación política no muestra que es una clase extractiva.

En la legislatura bonaerense se aprobó una enmienda al decreto que reglamentó una ley de 2016 que le había puesto punto final a la reelección indefinida de los intendentes. ¿Qué pasó ayer? Se mezclaron los barones peronistas del conurbano con algunos intendentes de Juntos por el Cambio y se transformaron todos en barones parecidos.

Lo que se decidió en el recinto provincial es darle una oportunidad más a muchos de aquellos que habían encontrado en la reglamentación de aquella ley de 2016 reglamentada en 2019 una trampa para seguir en el poder.

Juntos por el Cambio tiene muchos coroneles, algunos generales y ningún comandante. Es como una gran cooperativa por donde se cuelan estas tonterías, que luego se transforman en agravios a sus votantes. No están entendiendo el mandato del votante, el republicano de a pie que quiere defender la Constitución.

Ya llevan varios tropiezos en muy corto tiempo. Hubo elecciones legislativas y no por casualidad los parlamentos se están transformando en fuentes de escándalo. Y los escándalos no son sólo protagonizados por el kirchnerismo, que se quiere llevar puesta a la república porque no cree en ella. También la república se magulla, se destruye se erosiona por la mala praxis de los supuestos republicanos.

¿Quiénes están detrás de los que votaron en Juntos? Más allá de los diputados y los senadores bonaerenses, importan sus referentes. Dentro de los diputados que votaron a favor de la re reelección de los intendentes, estuvieron a cargo de Maximiliano Abad Emiliano Balbín, Anahí Bilbao, Claudio Frangul, Melisa Greco, Alejandra Lordén, Nazarena Mesias, Valentín Miranda, Julio Pascualín, Claudio Rossi y Vanesa Zuccari.

De los que responden a Julio Garro, intendente de La Plata, estuvieron Fabián Perechodnik y Julieta Quintero. De los que responden a Jorge Macri, Verónica Barbieri, Laura Ricchini, Abigail Gómez y Mauricio Vivani.

Después están los que responden a Ramiro Tagliaferro, Héctor Gay, Javier Martínez y también a Facundo Manes y Diego Santilli, que se manifestó públicamente en contra pero levantó la mano afirmativamente Martiniano Molina. También Patricia Bullrich se manifestó en contra pero votó a favor Florencia Retamoso.

Además, votaron a favor diputados provinciales que responden a Emilio Monzó, Daniel Angelici y Néstor Grindetti. Todos estos legisladores bonaerenses votaron a favor de la re reelección de los intendentes. Esa es la traición a la república. ¿Quiénes votaron en contra? Diputados que responden a María Eugenia Vidal y a Elisa Carrió.

Los mismos de Juntos por el Cambio que ahora no dan la cara, responsabilizan a Vidal y a dos hombres de su riñón durante su gobierno como los que originaron el huevo de la serpiente. ¿Por qué no dicen lo que dicen de Vidal en privado?

El freno a la reelección indefinida de los intendentes fue un duro golpe a los barones del Conurbano. Sin embargo, nada estaba terminado. Nada está claro cuando está turbio el método.

En abril de 2019 se reglamentó la ley aprobada. Y en la reglamentación estuvo el huego de la serpiente. El cerebro de la reglamentación fue el ex ministro de Gobierno Joaquín de la Torre. ¿Qué negociaron? ¿Qué tuvieron que dar? ¿Qué recibieron? Hoy hacen mutis por el foro.

La torpeza de los republicanos con cargos políticos hace que hoy el kirchnerismo se nos esté riendo en la cara a todos los que creemos en la república y la defendemos. ¿Saben por qué? Porque la mejor y más eficaz estrategia del kirchnerismo es que todos son corruptos.

Entonces si criticamos y desnudamos el conurbanismo político de los que creen que para recuperar el territorio y el poder tienen que ser como los barones corruptos del conurbano peronista, creen que debemos tapar esa parte vergonzante de Juntos por el Cambio.

La coalición opositora tiene un grave problema, que es que tiene que decidir qué quiere ser y no qué quiere decir. Dice que defiende la república pero eso está por verse. Está por verse cuánto contubernio hay con lo peor del kirchnerismo y del conurbanismo político. Por lo pronto, lo de ayer fue una vergüenza.

El error de Vidal, de de la Torre y de Federico Salvai. Llamemos las cosas por su nombre. Y les pido por favor a los dirigentes opositores que no se escondan más. Parte del republicanismo es el debate fuerte de las ideas y de cara a los votantes. No pidan de nuevo que el periodismo político les perdone los pecados. Si quieren ser distintos, demuestren que son distintos.

* Editorial de Pablo Rossi en Hora 17 por La Nación Más.

Seguir leyendo

Editoriales

“Qué patético es el ministro de Economía”: Pablo Rossi fulminó Martín Guzmán

El periodista y analista político Pablo Rossi cargó contra el responsable del área económica del Gobierno por su gestión y sus dichos sobre el informe del FMI que evalúa el préstamo otorgado al gobierno de Mauricio Macri.

Publicado

el

El periodista Pablo Rossi tildó de “patético” al ministro de Economía Martín Guzmán por sus declaraciones sobre el informe presentado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en relación al préstamo otorgado al gobierno de Mauricio Macri.

“Vamos a tener que seguir trabajando en todos estos temas de deuda. Y cuando después vengan a decir que el Gobierno no resolvió el problema en un solo paso, no lo hizo porque Juntos por el Cambio nos expuso a eso. Va a tomar más de una década resolver las heridas de la deuda que dejó Juntos por el Cambio”, había señalado Guzmán en la señal oficialista C5N.

Para Rossi, el responsable del área económica es “patético” ya que “hace dos años viene mintiendo y procrastinando descaradamente“.

Hace dos años que no ha resuelto absolutamente nada con el Fondo Monetario Internacional ni ha presentado un plan económico. Su única tarea, que fue reprobada por los mercados internacionales, fue canjear la deuda. Hoy el riesgo país de la Argentina es de 1700 puntos básicos. Hoy en el FMI no quieren saber nada de Guzmán. Le atienden el teléfono porque no hay otro. Pero el board del FMI dice ‘queremos el plan’”, indicó en LN+.

Y añadió: “Este señor induce a un error de diagnóstico y de evaluación. El Gobierno esperaba que el informe crítico del Fondo fuera lapidario contra el gobierno de Macri. Fue crítico de la gestión propia de los burócratas que ya no están y que otorgaron el préstamo de USD57.000 millones”.

Según el analista político, el programa diseñado por el ente crediticio a la administración de Cambiemos “era insostenible y fue avalado por el expresidente”.

“Con ese plan chocó la Argentina. Ahora bien, Alberto Fernández y Martín Guzmán conforman una dupla de farsantes en lo económico. Todo lo que le criticaron al programa que el FMI le dio a Macri es lo que justamente pretenden pedirle ahora al organismo multilateral que avale para el Frente de Todos“, contrastó Pablo Rossi.

En ese sentido, el conductor televisivo manifestó que los argumentos de Martín Guzmán son “insostenibles” y “el Fondo, como ya se quemó con Macri, con Dujovne y 20 veces con la Argentina, no quiere volver a repetir la historia con nuestro país”.

“Entonces, malas noticias para el presidente porque el FMI no le va a avalar cualquier sarasa como la de Guzmán. Por eso hoy, a esta hora, no hay acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. ¿Podrá haber en febrero, marzo o abril? Si no se llega con el tiempo, ¿podrá haber un waiver? Fuentes muy importantes con acceso al board dicen que no hay ni siquiera lineamientos técnicos coordinados con el titular de Hacienda“, reveló Rossi.

A modo de cierre, el autor de Populismo Nunca Más opinó que “la aparición como columnista económico del canal de Cristina no hacen más que acentuar el patetismo de un ministro que será recordado como un gran bluf en una larga historia de ministros de Economía que patinaron“.

Seguir leyendo

Más vistos